LOCALES

CIUDADANOS PUERTOPLATEÑOS EXPRESAN MALESTAR Y PREOCUPACIÓN POR PRESENCIA ABUNDANTE DE HAITIANOS EN NUESTRO TERRITORIO

Las críticas a las autoridades gubernamentales se han acentuado debido a que en los últimos tres años sigue aumentando sigilosamente la presencia de nacionales haitianos.

Residentes en esta jurisdicción ubicada en la costa atlántica de República Dominicana, siguen manifestando públicamente su preocupación ya que al parecer las autoridades del gobierno dominicano no les interesa tomar medidas rápidas con la finalidad de ponerle coto a los que definieron como “una invasión pacífica de haitianos que ahora más que nunca se observan por doquier”.

Las críticas de los puertoplateños a las autoridades gubernamentales se han acentuado debido a que en los últimos tres años sigue aumentando sigilosamente la presencia de nacionales haitianos la mayoría indocumentados en nuestro territorio, problemática que está tomando fuerzas incontrolables, hasta el punto de que en el hospital público local, de diez pacientes que son atendidos 7 son haitianos y solo 2 son dominicanos.

En conversaciones surgidas en peñas y tertulias de los parques o en las esquinas de los sectores populares, ciudadanos de diferentes estatus sociales aseguran que la desbordada migración ilegal haitiana a pesar de que es criticada por todos los sectores del país, irónicamente hasta el momento desde el gobierno no se ha producido una reacción responsable, definitiva y acorde con esta preocupación nacional, lo cual está despertando suspicacias desde la presidencia que ni se molesta en disimular.

El abogado y locutor Juan Ernesto Suarez, aseguró que tras reflexionar sobre la situación de República Dominicana ante la “invasión haitiana, de verdad cree que hay intención de unificar nuestro país con esa nación vecina ya que llama poderosamente la atención la falta de empoderamiento de nuestras autoridades ante dicha situación.

“Todos sabemos que la frontera dominico-haitiana es un mercado ilícito donde existe contrabando de todo, además el tráfico de ilegales… Que vamos a esperar que nos degollen y se apoderen de todo lo nuestro… Eso es lo que nos espera… Y nos pasará como la frase popular que estaremos llorando como mujeres lo que no supimos defender como hombres”, sostuvo Suarez en su cuenta de Facebook.

Mientras que el pastor Johnny Hasbún Chaer, manifestó: “Soy un hombre de Dios que ama a todos sin acepción de personas, pero ante todo está mi país primero que cualquier cosa, no desenfoco mi fe, creo firme en Cristo y claro que amo al prójimo, pero las cosas aquí se están poniendo muy serias y es que casi bajamos la bandera Dominicana por la haitiana, y eso hermano es inaceptable, debemos entender que ellos (los haitianos) pueden ser ayudados en su país, y así sucede las ayuda a los haitianos es inmensa, pero sus líderes se quedan con ella, ellos prefieren hacernos aquí en República Dominicana un caos y no atender a su propia gente en Haití”.

El religioso se lamenta que ante dicha realidad todo parece indicar que nuestra autoridades están ciegas o no quieren ver lo que está sucediendo en esta nación con la presencia abusiva y masiva de haitianos ilegales, aunque aclara que los que están ya legales deben ser respetados y aceptados, pero los ilegales deben volver a su patria ya que no es que no seamos hospitalarios en vista de que por demás lo somos, pero se abusa del amor del pueblo dominicano.

De igual manera, el  doctor Anulfo Suero Santana al opinar sobre el tema dijo: “Con la ignorancia del gobierno a la invasión haitiana, nuestro país se encamina a pagar un precio muy caro y pronto vendrá la pérdida de control”. Asimismo, el motoconchista Aquiles Martínez apuntó que seguiremos aguantando muchas diabluras que serán cometidas por los miles de haitianos ilegales en nuestro país, mientras que el presidente Danilo Medina, ni sus funcionarios dicen nada, ni hacen nada tampoco, por lo cual advirtió que “esa bomba en cualquier momento explotará”.

Antonio Heredia.-

Mostrar mas

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close